Síndrome de Santos vs. Santos se replica en América Latina

En Colombia la cerrada red social de los políticos se deja ver en el panorama de las elecciones presidenciales que tendrá el país el próximo año. Es posible que es estas Francisco Santos Calderón se enfrente a su dos veces primo y actual presidente Juan Manuel Santos Calderón a quien además ha criticado recientemente por varios temas, incluyendo los diálogos de paz que está llevando a cabo el Gobierno con la guerrilla.

El problema es que esta es una historia común en América Latina donde las dinastías políticas han resultado en sucesiones familiares en los más altos puestos de gobierno. Desde padre e hijo, esposos y hermanos han compartido el poder, pero no en todos los casos las relaciones han sido cordiales.

Para los analistas, la red de posiciones políticas no es un caso exclusivo para Colombia y en toda América Latina se han dado sucesiones en los más alto mandatos sea por el peso de los apellidos de los personajes involucrados o por los méritos de una carrera política bien formada. En Argentina, Cristina Kirchner fue elegida a la presidencia después de su marido Néstor Kirchner y luego reelegida. Además, la primera presidenta mujer de este país, María Isabel Martínez de Perón, también ya había sido primera dama.

De igual manera en Nicaragua Daniel Ortega otorgó gran poder a su esposa Rosario Murillo al nombrarla Ministra de la Presidencia. En estos casos, tanto Fernández de Kichner como Murillo, ya tenían una trayectoria política incluso antes de que sus cónyugues subieran al poder.

Pero tener sangre en el sistema político no siempre resulta favorable para los personajes. De la misma manera en que los Santos se enfrentan, en Ecuador el actual presidente Rafael Correa se encuentra en una riña con su hermano Fabricio Correa, quien anunció que se postulará a la presidencia desde el partido de la oposición luego que el mandatario decidiera cancelar los contratos de Fabricio con el Estado.

En el caso de Perú a la hija de Alberto Fujimori, expresidente de la nación, quien ahora está condenado por corrupción y violación de los derechos humanos, el apellido le ayudó a avanzar su carrera política tan solo hasta cierto punto. El politólogo Mauricio Jaramillo Jassir de la Universidad del Rosario explicó que a Keiko Fujimori su apellido le pudo haber otorgado su puesto en el Congreso, pero cuando se enfrento en los comicios presidenciales a Ollanta Humala la historia fue otra, ya que incluso el escritor Mario Vargas Llosa, fuerte opositor de Humala, le dio su apoyo al actual presidente.

Los casos son muchos y variados e incluyen fuertes líneas de poder como en el caso de Uruguay que produjo cuatro presidentes de la familia Batlle en 100 años y entregas directas como en Cuba donde Fidel Castro apuntó a su hermano Raúl como presidente y quien se rumora espera hacer la misma movida con su hijo.

El politólogo Federico García de la Universidad Nacional cree que cada caso es diferente y que en ciertos países la repetición de familiares en el poder se debe a un sistema político cerrado y una aceptación por parte de los ciudadanos. “Esto se puede explicar desde el hecho de que se crean redes clientelistas que generar mandos intermedios donde hay desconfianza entonces la opción es nombrar a la esposa, al hermano o al primo donde se pueda”, agregó.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: