Pacho Santos: “De JMS me diferencia la lealtad”

Entevista de Ricardo Puentes Melo para DEBATE

“Juan Manuel Santos es una veleta política. Juan Manuel Santos se preparó tanto para llegar, que no se preparó para gobernar”

Francisco Santos

Lo encontré recostado en un sofá, lagrimeando mientras observaba en televisión la elección del nuevo Papa. Hiperactivo, ágil de mente y, sobretodo, muy descomplicado, era el mismo Francisco Santos que recordaba de sus épocas de periodista y directivo de la Fundación País Libre, que fundó luego de su secuestro llevado a cabo por Pablo Escobar, hecho que le mereció ser tema de un libro de Gabriel García Márquez.

Francisco Santos, como primo hermano doble del actual presidente de Colombia, no ha dudado en hablar fuerte y claro en contravía de las políticas de Juan Manuel Santos, especialmente con aquellas que tienen que ver con las conversaciones de paz con las FARC, los proyectos de reforma a la justicia para beneficiar terroristas, y con las políticas agrarias que dirige Juan Camilo Restrepo.

Hasta hace menos de un mes, la candidatura presidencial de Francisco Santos era vista como poco menos que una especie de capricho, una pequeña bravata de Pacho Santos hacia su primo presidente. Pero en pocos días, de una manera sorprendente, las encuestas lo han favorecido con generosidad. La recepción de su nombre en el común de la gente es impresionante; el afecto que le demuestran las personas es similar al que le profesan a quien fuera su jefe durante ocho años, el presidente Álvaro Uribe Vélez.

No se puede ocultar. Francisco Santos tiene ese “algo” que lo hace cercano al colombiano de provincia, al de alpargatas, al de azadón, al comerciante de la plaza, al conductor de bus, al mensajero de la empresa, al tendero. Francisco Santos tiene ese don.

No obstante, aquí le preguntamos sin consideración alguna.

Ricardo Puentes M: Lo ví muy atento y contento con el tema de la elección del Papa. ¿Es usted católico?

Francisco Santos Calderón: Muy católico, con una relación directa. No es que vaya a misa todos los domingos, pero yo todos los días hablo con Dios, todos los días le pido consejos, todos los días me encomiendo, todos los días le pido discernimiento..Sí, hombre, yo no era tan espiritual, pero me he vuelto muy espiritual. Los últimos dos años de mi vida quizás han sido una cosa espiritual profunda

RPM ¿Cómo se conjuga el tema del catolicismo profundo con el tema de la masonería? Porque usted es masón,¿cierto?

FSC: Me invitaron a muchas reuniones de masonería, pero pues yo no sé si oficialmente lo soy o no. Es decir, no tengo el título de masón. Sin embargo, creo que cuando uno es masón eso no significa que no se pueda ser cristiano católico profundo. Mire, la masonería en el fondo es una elogiable ayuda entre amigos; si a mí me obligan y me dicen que tengo que ser ateo para ser masón, yo no sería masón. Pero jamás me han pedido que mis convicciones sean esto o lo otro. No he visto ningún choque entre mis convicciones y una logia. La masonería ha sido importante para el país, y aquí no hay que desechar nada de lo que se hizo y lo que no.

RPM: ¿Qué tan firme va la candidatura suya a la presidencia?

FSC: Muy muy firme. Muy firme por varias razones, porque hay una identificación clara con el Presidente Uribe, por la lealtad. Yo creo que la lealtad es un valor supremo en las relaciones, en la sociedad, en todo. Soy consciente de que tengo carisma porque soy cercano a la gente y eso es importante. Soy una persona con los pies en la tierra, y eso se lo heredé a mi padre. No me creo superior a nadie. Durante la vicepresidencia entendí que eso era prestado durante ocho años para devolverlo en mejor estado, y que cada peso que me llegaba no era un peso mío sino de los ciudadanos.  Fui muy cuidadoso.

Es que yo nací en la política a través de la violencia, a través del secuestro de Pablo Escobar, eso fue lo que me llevó al activismo, eso me llevó al activismo de País Libre, de las calles, de las marchas contra el secuestro, de las marchas del mandato de No Más Farc. Todo eso me llevó a que las FARC me exiliaran; tuve que salir del país porque, si no, me mataban. Yo estoy vivo de milagro y eso pone un corazón sobre la mesa distinto. Yo jamás pensé ser político, hice las cosas de corazón como he hecho todo en la vida, y la gente se da cuenta de eso, la gente entiende eso. Tal vez por eso me dicen a mi ‘Pacho’ o ‘Pachito’ en las regiones, la gente me abraza por eso, porque siente que soy distinto, porque sienten que soy muy parecido a ellos, tengo una conexión con el ciudadano común y corriente y eso es parte de mi manera de ser y eso genera una afinidad que se siente en las calles.

RPM: ¿El apellido Santos para esta candidatura, para su propia vida es un lastre o una ayuda?

FSC: Es una realidad.  Si el presidente Santos no hubiera hecho ese giro de 180 grados, si se hubiera mantenido en la línea del uribismo, manteniendo las ideas y hubiera sido un buen gobernante, yo no estaría acá. Pero durante esos ocho años en mi gobierno, en nuestro gobierno con Uribe, pues cambiamos este país.  Había certeza, había una era predecible, pero hoy estamos en una ruleta rusa, no sabemos cuál es la próxima decisión del presidente Santos para irse hacia un lado o el otro.

Lo que sí es claro es que la familia Santos y el apellido Santos han sido de una historia de servicio desde Antonia Santos, desde don Francisco Santos Galvis, desde don Eduardo Santos, desde Hernando y Enrique y desde nosotros. Entonces, eso viene como una predisposición al servicio público en un entorno que siempre ha estado a disposición del servicio público que también ayuda.

RPM: Un tema más sensible, doctor Santos. Le quiero hablar de la situación de las Fuerzas Militares, de los militares que fueron presos injustamente desde el mismo gobierno del presidente Uribe. Hay una sensación en las fuerzas militares de que se les dio la espalda a ellos. Es que basta mirar los casos de graves injusticias y procesos judiciales oscuros, como los del general Rito Alejo del Río, el Coronel Plazas Vega, el Mayor Ordóñez, el coronel Hernán Mejía Gutiérrez. ¿Qué puede decirnos de eso?

FSC: Mire que eso no es cierto. ¡Hubo apoyo a los militares durante esos ocho años de gobierno en todo sentido, por Dios! Lo que sí es cierto es que en un momento dado se firmó una directiva con la que después la Fiscalía abusó. Era una directiva que tenía un solo elemento: los levantamientos de cadáveres de muertos en combate los hace la Fiscalía, y punto. ¿Para qué? simplemente para mostrar en un momento dado, cuando no fuesen muertos en combate y hubiera algo raro, se haría una investigación seria.

Lo cierto es que ha habido abuso de esa directiva y ha habido abuso del poder judicial, y hay que hacer varias cosas. Primero, lo del fuero que el presidente Santos puso y sacó adelante en el Congreso y hay que abonarle eso que hizo, pero no es suficiente. Hay que sacar un fuero que sea mucho más integral. Dos: frente a los condenados hay que diseñarles dos mecanismos, una pena alternativa y, dos, hay muchos que no quieren someterse a una pena alternativa porque dicen “yo soy inocente”, para ellos hay que crear un escenario de revisión de los casos al más alto nivel. Que se mire en qué casos existió el abuso y en cuáles no. Otro punto es que yo sí creo que hay que pensar en un replanteamiento de la política internacional de Colombia frente a muchas cortes que desafortunadamente abusan de su poder y no permiten la clara defensa del Estado colombiano usando los mecanismos internacionales.

RPM: ¿Si usted llega a ser Presidente, doctor Santos, qué va a pasar con el tema de Nicaragua?

FSC: Ah, no. El fallo se rechaza y esa línea se continúa y se diseña un mecanismo para lograr una negociación directa con Nicaragua, eso es lo único que resolvería ese tema

RPM: ¿La guerra es una opción?

FSC: No, no puede serla y no creo que pueda serla y no creo que vaya a serla. La firmeza es lo que soluciona.

RPM: ¿Se va es desconocer el fallo de la Haya?

FSC: Vea, a Colombia le pasó una cosa que era muy complicada. Estábamos viendo un partido de fútbol con las reglas para éste, y acabamos jugando un partido de béisbol, con las reglas cambiadas. La sentencia utiliza unos argumentos y unas jurisprudencias, o se inventa unas jurisprudencias que nadie jamás pensó que fuera darse de esa manera. La única manera, y lo dijo López Michelsen, a quien ojalá hubiéramos escuchado hace muchísimas décadas: ‘’No nos metamos en La Haya, no reconozcamos la jurisdicción de La Haya”. Después llegaron, Turbay, Belisario, Barco, Gaviria, Samper; en fin, tantos gobiernos que no atendieron esa recomendación que resultaba ser la más sabia. Y bueno, enfrentamos esto y no es la primera vez que se hace. Es necesario rediseñar una política exterior para que esto nos pase a mayores. Pero no creo que desconocerlo sea un tema grave, hay que tener claro pero se puede manejar.

RPM:¿Durante su gobierno -su eventual gobierno-, qué va a suceder con las FARC? ¿Va a darles impunidad, va a permitir que ellos formen parte de la política colombiana, eligiendo y siendo elegidos?

FSC: Mire dos cosas en este tema. Lo primero que debemos ver es cómo este gobierno negoció con ellos. Cuando uno negocia, el triunfo está en quién se acerca a la lógica de quién. Aquí el gobierno se acercó a la lógica de las FARC, los trató de tú a tú. Hay que analizar por qué las FARC hablan de conflicto social y armado…Es porque quieren ser Estado; ¿por qué piden zona de despeje? porque quieren ser Estado, siempre han querido aliarse con el Estado. Durante el gobierno del presidente Uribe, nosotros dijimos que “aquí no hay un conflicto armado interno”,dijimos que las FARC son una organización terrorista que ataca la democracia, y de esa profundidad era esa discusión.  Pero hoy perdimos esa batalla después de ocho años de haberla ganado.

En la ley de víctimas colocan a los militares al mismo nivel de la guerrilla. La izquierda, a veces la más radical, era muy enfática en esto. Siempre colocaban a los militares al mismo nivel de la guerrilla y cuando usted negocia y los sienta en el mismo nivel, es un error. ¿Por qué porque fueron exitosas la negociaciones con el M-19? porque ellos se acercaron a la lógica del Estado, se concentraron en primera instancia en lugares pequeños donde metieron toda su tropa, y eso produce confianza. Un proceso de paz sin concentración con vigilancia del Estado, es un proceso de paz que fracasa; entonces, cualquier cosa que se vaya a hacer tiene que iniciar con esa condición que parte de la base de una asimetría entre un Estado democrático que tiene millones de votos, que tiene una legitimidad, y de la guerrilla o una organización terrorista que buscan intimidar y que simplemente utilizan la fuerza, la extorsión y el terror para presionar puntos en su agenda. Ahí está la gran equivocación de este gobierno.

Lo segundo es que,  hombre, yo creo que el mundo ya ha hablado de verdad, de justicia, de reparación, y tienen que haber elementos que me respondan a mis deseos de saber qué pasó con La Chinita; la gente quiere saber qué pasó con el secretariado alterno que tenía el Partido Comunista en una imbricación con las FARC; todos quieren saber cómo fue la muerte de los 600 miembros del EPL desmovilizados qué las FARC asesinaron en Urabá. ¡Es que hay tantas historias de la verdad que hay que conocer…! Por ejemplo, yo quiero saber cómo las FARC, esa organización inmensamente rica, han obtenido sus finanzas. No nos digamos mentiras, las FARC tienen minerales, tienen gran cantidad de territorio, tienen ganaderías, tienen empresas legales encubiertas en Colombia y tienen dinero en el exterior; ¿qué van a hacer con esa plata? ¿Van a contarnos lo que tienen y van a hacer un fondo de reparación? ¿Cómo va a ser esa legalización, ese blanqueo de esos bienes ilegales? Todo eso debe ser un elemento fundamental en una negociación.

Hay que hablar del narcotráfico, de cómo han destruido más de la mitad de la selva fomentando el narcotráfico, cómo van a reparar ese daño ambiental. En fin, un proceso sin verdad, sin justicia y sin reparación es un proceso que no necesariamente tiene que acabar en cárcel; puede haber pena alternativa como era el proceso que tuvimos al principio con los paramilitares donde la verdad y la justicia -y sobre todo la verdad- y las reparaciones eran una parte fundamental. Luego tenemos el tema de la elegibilidad, pues es un tema que es un imposible moral y es un imposible ético. Una negociación tiene que dejar un saldo pedagógico, el saldo pedagógico no puede ser ‘’yo mato’’, ‘’yo asesino’’, ‘’yo violo’’, ‘’yo destruyo’’, ‘’yo aterro’’ y gano como premio la posibilidad de tener acceso al poder.

RPM: Dando por descontado, porque eso lo sabemos todos, que el chavismo va a ganar en Venezuela, ¿cuál sería la posición suya frente a ese gobierno?

FSC: Continuar insistiendo sin duda en que las FARC no estén allá, que sean responsables con el mercado colombiano pero, sobre todo, se debe diseñar una política de fronteras. Yo propongo que dejemos de mirar tanto hacia allá, y que miremos nosotros qué tenemos que hacer frente una frontera porosa; hay que diseñar una gran política de fronteras que tenga la seguridad como eje fundamental, debemos poder controlar toda la frontera, y usted sabe qué está pasando. Hay que diseñar nuevos mecanismos de desarrollo económico para las fronteras y unas políticas sociales especiales. Hemos descuidado las fronteras durante mucho tiempo, y es hora de una política de fronteras absolutamente clara, de proyección para largos años, y que se conviertan en esa barrera de contención y desarrollo que todo país tiene que tener.

RPM: ¿Con ayuda militar norteamericana?

FSC: Pues hombre, depende. A veces uno siente que la ayuda norteamericana trae un costo demasiado alto, sobre todo en soberanía. Aquí hablan de los americanos y los americanos no hacen parte de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, y ahí uno se pregunta muchas cosas. Ahí hay un doble discurso que a veces tiene unas implicaciones políticas muy importantes, pero obviamente somos amigos de los norteamericanos; esa es la gran democracia del mundo. No nos digamos mentiras, usted cree que en qué país del mundo, por ejemplo en Francia…. ¿Usted cree que allá van a elegir a un Angelino Garzón presidente? No hay el menor riesgo. Pero en Estados Unidos eligieron un presidente negro, y eso habla de una gran democracia que quizás es la democracia más fuerte y más poderosa, conceptualmente hablando, del mundo. Queremos ser amigos de ellos sin duda, pero toca mirar el costo y yo creo que es hora de que Colombia empiece un poquito a anchar sus alas de influencia con una política muy influyente en el país, ese ha debido ser nuestro territorio y por eso creo que hay que empezar a diseñar otros mecanismos en los que la relación de Colombia con otros países tenga unas contraprestaciones mayores a las que tiene ahora.

RPM:¿Qué lo diferencia a usted de Juan Manuel Santos?

FSC: Mi vida, mi trayectoria, mi rechazo a la violencia. Soy un activista de la calle, nunca hice política de cóctel, nunca hice política tapada, siempre he sido leal; mi ambición no fue ser presidente, estoy en esto porque precisamente estuve ocho años con el presidente Uribe, y no podemos dejar que eso se destruya, no podemos dejar que esto reverse de esa manera. Me diferencio con el presidente Juan Manuel Santos en que me preparé durante esos ocho años con el presidente Uribe; en nuestro gobierno aprendí un PhD en gestión pública. Me diferencio del presidente Santos porque apoyo a la Fuerza Pública por convicción; me diferencio por las propuestas, una propuesta de un país federal, una propuesta fuerte, una propuesta de una política industrial y agrícola agresiva. Colombia merece recuperar esa confianza, Colombia merece recuperar esa ruta.

RPM: Pero no entiendo cómo se diferencia exactamente del presidente Santos.

FSC: Juan Manuel Santos es una veleta política. Juan Manuel Santos se preparó tanto para llegar, que no se preparó para gobernar; su ambición era llegar y no se preparó para gobernar, no es un hombre que tenga claro el panorama, es un hombre que con un titular de prensa se asusta y cambia su política, es un hombre, y yo creo que los colombianos lo ven, que no sabe dónde está parado, se la pasa haciendo gambetas políticas sin absolutamente ningún apoyo, y en este país nos hace falta la certeza que nos dio presidente Uribe. Una certeza que continuara conmigo.

RPM: Doctor Santos hay muchos señalamientos hacia usted especialmente, durante el gobierno del presidente Uribe, de haber apoyado a personas que le han hecho muchísimo daño al país. Lo culpan a usted de haber nombrado a enemigos del país en cargos claves, como por ejemplo en la Comisión de Reparación, en zonas de conflicto armado donde ellos precisamente delinquieron. Estamos hablando específicamente del señor Gerardo Vega, de Carlos Franco ¿Qué tiene usted que responder al respecto?

FSC: Pues mire lo primero es que hay que diferenciar nombres. Carlos Franco es una persona que, yo diría, como pocas. El gobierno, buscando incentivos a la institucionalidad, le encontró salidas al conflicto, le hizo seguimiento a muchos de los problemas que quizás en derechos humanos se presentaban y se evitó como gobierno infinidad de dolores de cabeza; sus defensas internacionales de la legitimidad democrática de Colombia, la capacidad de la institucionalidad para resolver los problemas, fueron parte fundamental de los éxitos que se tuvieron y que el incluso en algunos casos permitió que se llegara a plantear que por fin Colombia se estaba defendiendo en los escenarios internacionales como debería empezar a hacerse. Eso lo hizo Carlos Franco.

Carlos Franco fue mi director de Derechos Humanos, y es una persona a la que conozco hace más de 20 años. Cuando estaba recién desmovilizado trabajé con él en el diario El Tiempo como analista político.

La otra persona, el señor Gerardo Vega… Cómo le digo…  Aquí la izquierda ha tratado  de reescribir la historia de las víctimas. El presidente Santos ha querido encargarse de reescribirla, y en ningún momento recuerdan que la política de victimas que el gobierno nacional tuvo durante los ocho años del presidente Uribe, fue muy efectiva, no solo y empezando por el tema de desplazamiento, ya que fueron muy importantes los recursos y los presupuestos que se entregaron, y el crecimiento de la ayuda.

Se hicieron cosas importantes en la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación. No influí en nombramientos porque, por respeto, siempre quisimos que esa entidad tuviera independencia del gobierno. Yo tenía ahí cabida, pero delegué a Eduardo Pizarro, para que hubiera independencia del gobierno. En la Comisión participaron personas de distintas tendencias como Patricia Buriticá, Ana Teresa Bernal; estuvieron la Procuraduría, la Fiscalía, personas como Jaime Jaramillo Panesso; personas que hicieron de la Comisión una institución llena de pluralismo que, desechaba de plano la idea de que el gobierno estaba manipulando todo el tema de reparación.

Esta institución diseñó su propio reglamento, creó comisiones de reparación regionales en todo el país. Estaban creando sus propias comisiones de reparación de bienes que iban a arrancar a arrancar el proceso. Hicieron su listado de víctimas. Entiendo que ese mismo reglamento que diseñaron ellos tenía muy claro que nombraban a las personas por meritocracia en un Comité que era totalmente independiente. Así llegaron las mejores personas.

La Comisión Nacional de Reparación diseñó una reparación simbólica, cómo debían ser esos mecanismos de reparación simbólica. Diseñó siete pilotos para reparación integral, en Putumayo y en otros escenarios… En fin, tenía toda clase de mecanismos de reparación integral y así mismo se pudo ayudar a la política de reparación administrativa que repartió en menos de un año cerca de 700 mil millones de pesos. Carlos Franco y yo vimos ese proceso en Guatemala y por eso lo implementamos mediante decreto aquí.

Y esa es una diferencia con este gobierno, que sacó una Ley de Víctimas solo para sacarse la foto con Ban Ki-Moon, porque no ha servido para nada, no se ha reparado la gente.

La Comisión de Reparación tuvo su propio escenario de verdad histórica, una comisión manejada por el profesor Gonzalo Sánchez quien, con todo su equipo, pidió total y absoluta autonomía intelectual… y se la dimos. De ese nivel era el compromiso de nuestro gobierno con las víctimas. Ya, a quién nombraron o a quién no nombraron, no participé en el nombramiento de absolutamente nadie.

Sí recibí quejas del señor Gerardo Vega, pero la autonomía de la Comisión Nacional de Reparación era importante. Recibí quejas desde la extrema izquierda diciendo que el señor Vega era un “colaborador”, en el lenguaje que usan ellos, y otros me decían que Vega era alguien que estaba generando problemas de tierras en el Urabá. Algo debería estar haciendo bien desde que ambos lados se quejaban de él. Pero por respeto a la independencia de la Comisión, yo jamás intervine en ningún nombramiento, ni en nada que tuviera que ver con la Comisión de Reparación, las comisiones regionales, o la Comisión de Reparación de Bienes.

RPM: ¿Esta actitud hacia la Comisión de Reparación fue un tema suyo, personal, o fue una política de gobierno…?

FSC: ¡Claro que fue una política de gobierno..! Fue una política del presidente Uribe. Él hablaba con la CUT, con los sindicatos. Fue un presidente de amplísima vocación democrática; una vocación democrática en la que caben, incluso, los contradictores. Durante ocho años nosotros nos dedicamos a proteger a aquellos que inclusive nos decían que éramos unos paramilitares, a todos los sectores… A aquellos que diseñaban carruseles de testigos falsos, y que ahora se están destapando. Los protegíamos porque esa era nuestra responsabilidad.  Entonces, la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación era parte de esa mirada de diálogo social con los contradictores, era parte de esa cohesión social que se construyó en el gobierno del presidente Uribe. Y es lo mismo que proponemos los pre candidatos hoy en día.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: