Economía Por: Francisco Santos Calderon

Francisco_Santos_Calderon

economía
Por: FRANCISCO SANTOS CALDERÓN
Vía El Universal
Un gran empresario industrial tuvo que despedir más de 400 empleados hace unas semanas. La revaluación acaba su empresa. No ve futuro, que es lo grave. El presidente Santos corchó a Nohemí Sanín en la campaña al preguntarle sobre la enfermedad holandesa que hoy tiene nuestro país. Como gobernante es poco lo hecho para enfrentar este reto que destruye empleo e industria nacional.

En justicia, poco puede hacer. Estados Unidos y Europa tienen la impresora de billetes a toda máquina. El mundo enfrenta una guerra de monedas. No ha utilizado la bonanza minero energética para proteger sectores débiles y enfrentar nuestros cuellos de botella en competitividad. No ha usado el peso fuerte para reconversión industrial ni ha enfrentado un factor clave: el costo de la energía.

Le quitó a la industria el sobrecosto del 20 por ciento, una buena medida. Pero no pasó de ahí. Se puede hacer mucho pues hoy nuestra energía cuesta 50 por ciento más que en Estados Unidos, México y Perú. ¿Podemos competir así? No.

Tenemos sobrecostos regulatorios que incrementan la tarifa en cerca de 50 por ciento y que benefician a pocas empresas energéticas en detrimento de la industria nacional. No sé si es captura de la Creg por esas empresas o qué, pero el sistema regulatorio no es el que necesita el país.

Hay medidas de corto plazo. En la tarifa hay entre un 8 y un 10 por ciento de sobrecosto por pérdidas. Todos financiamos la ineficiencia del sector energético. No hay razón para instalar contadores prepago o mantener las líneas pues les pagamos por no hacerlo. En el mundo aceptan pérdidas de un 5 por ciento. En Colombia la Creg acepta 15. Inaceptable.

Por seguridad hay otro sobrecosto en la tarifa del diez por ciento. La redundancia ante los atentados hace que Bogotá tenga siete sistemas mientras necesita solo cuatro, un problema de defensa que debe usar soluciones tecnológicas que ya existen.

No podemos seguir viendo como el carbón sale a otros países mientras acá no lo usamos. Estados Unidos quema 1.200 millones de toneladas y China 2.000. Colombia, sentada en 300 años de reservas (el equivalente a 200 mil millones de barriles de petróleo) no usa de manera amigable con el ambiente, que la hay, esta gigantesca fuente de energía.

Hay crisis de reservas en petróleo, solo hay para seis años, y los proyectos hidroeléctricos paralizados presentan un grave panorama energético a mediano plazo que el Gobierno no quiere asumir y enfrentar. Las licencias ambientales hoy se demoran más de dos años, consultas eternas e invasiones de tierras tienen paralizado el desarrollo del sector energético y del país. Ni hablar de biocombustibles y el freno en esa industria.

Hoy debemos barajar de nuevo en el sistema energético. Pensar a largo plazo, acabar los oligopolios y fomentar la competencia, dejar que las regiones diseñen su propia canasta energética y pensar en la energía como una ventaja competitiva para la industria que genera el empleo y los impuestos que crean la cohesión social.

No puede ser que en Barranquilla, para dar un solo ejemplo, vean pasar a metros por el Magdalena miles de toneladas de carbón y paguen la energía más cara del país. Algo no cuadra. Por eso hay que construir una nueva política energética en Colombia.

fsantosrcn@gmail.com

@pachosantosc

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: